31 marzo 2009

De la lesbiandad y la 4ª Marcha Lésbica en D. F. 21 de marzo de 2009




















—“¿por qué tanta pelea por ser reconocidos?, si ya son reconocidos y no son discriminados... en general. Los hombres como que llevan la mayor parte... pero ustedes no tanto.” Mi amiga se refería a las lesbianas.

Ante esta serie de preguntas, por algunos instantes una se encuentra desarmada, sin atinar a encontrar respuestas claras. Como un ataque, como una agresión, una sola puede llenarse de indignación y molestia. Comienzas a sentirte culpable, ese vértigo nauseabundo sentido como antaño, como ese fantasma que se acerca, que tanto te persiguió, antaño, cuando aceptar ser lesbiana todavía es aún en ti una tragedia interior.
El ataque no permite que contestes coherentemente, esbozas frases comunes que has escuchado antes por las activistas y te has repetido a ti misma para defenderte de ti y de tu homofobia internalizada. “Precisamente, no somos iguales, no somos homosexuales”; “hasta el momento los que encabezan las luchas son los hombres homosexuales. Las lesbianas deben buscar un lugar propio, no buscarlo, más bien formarlo. Debe haber equidad porque no somos iguales, "equidad" mas no igualdad.”
—El término homosexual se aplica en general... es del mismo sexo, ustedes son las que pelean una distinción”—repetía mi amiga—… en lugar de hacer argüende.. sin ofender.. deberían de presionar a los legisladores para que presentaran propuestas y cambiaran la ley.
—… también eso se hace, son trabajos conjuntos—contesté.
— lo único que se me hace mal de las marchas es que muchos se ridiculizan… los hombres luego se visten con cada cosa.
—y tienen derecho a hacerlo, la cosa es que los homosexuales que son "menos argüenderos" son unos cobardes y no se aparecen, no dan la cara—contesté ya frustrada por lo que sentí como un ataque.

Y toda esta discusión surgió al momento que le comenté a mi amiga sobre que estaba preparando mi viaje a la Ciudad de México para la 4ª Marcha Lésbica.
Por supuesto que este tipo de discusiones hace un buen rato que ya no hacen tanta mella en mí, salvo esos minutos de argumentaciones, mi vida la sigo viviendo como una mujer que ama a otras mujeres, satisfecha, con ánimo.
Y así, un viaje de siete horas para llegar a la ciudad de México, dormir unas horas para a las 12 de la tarde ayudar con la instalación del tapiz de aserrín titulado El árbol de la vida lésbica, coordinado por la artista Lilia Valencia.
A las 3 de la tarde nos dirigimos al Zócalo de la ciudad para comenzar con la lectura del documento central y pronunciamiento del Comité de la Marcha Lésbica (COMALa) por parte de la activista Yan María Castro:




· Las lesbianas hemos desobedecido el mandato de la heterosexualidad obligatoria, consigna del sistema patriarcal que ha servido para invisibilizarnos y aislarnos hasta desconocer nuestra autonomía sexual. Por ello nuestra presencia organizada en las calles es el acto de visibilidad más contundente en contra de la ideología patriarcal, ya que derrumbamos los prejuicios, el sexismo, la misoginia y la lesbofobia, manifestando públicamente el amor entre mujeres.
· La Marcha Lésbica mantiene el espíritu que dio origen a nuestros movimientos sociales, particularmente de feministas y lesbianas feministas, y nuestro justo reclamo por una maternidad libre y voluntaria, contra la violencia hacia las mujeres, por la libre autodeterminación sexual; demandas que de ninguna manera han sido resueltas, represión en contra nuestra que no ha disminuido, por el contrario se ha intensificado, ya que el discurso de la pseudo-inclusión e igualdad crea una realidad ficticia que confunde y repite la segregación, para mantener una vez más la practica de la doble discriminación, revestida ahora, con un disfraz de “equidad de género”, donde todo es falso, es mentira, es imposición y continúa así con la destrucción del cuerpo femenino para continuar forzándonos a ser iguales a ellos, a los hombres.
· Cuestionamos y criticamos la mercantilización de “lo gay”, ya que con su práctica consumista voraz, enajenan y confunden a la comunidad de mujeres lesbianas, presentando como opción el desarrollo de nuestra sexualidad con vergüenza, continuación de los roles sexuales y estereotipos de género, consumo del alcohol y drogas, comercio sexual, entre otros factores, que han generado la desmovilización, la falta de conciencia, propagando el individualismo y consumismo que se traducen en jugosas ganancias para grupos represores oligárquicos[…]
· La vida de las lesbianas no puede ser definida por el Estado como una Política Pública. El Estado, sólo debe ser el garante de los derechos humanos, respetando nuestra vida pública y privada.
· ¡Exigimos la despenalización del aborto en todo el territorio mexicano así como el libre acceso a métodos anticonceptivos!
· Para garantizar la salud de las mujeres demandamos la creación del Consejo Nacional de Lucha y Prevención del Cáncer Mamario y Cérvico Uterino, con sedes en los 31 estados.
· Solución real e inmediata a los feminicidios que ocurren en todo el país y en particular en Ciudad Juárez.
· La Sociedad de Convivencia no es ningún avance, demandamos derechos completos como lo gozan las personas heterosexuales: derecho al matrimonio, a la pensión y la seguridad social de las parejas del mismo sexo, a adquirir la nacionalidad mexicana en el caso de las parejas binacionales, a la adopción y libertad de tener y educar a nuestras hijas e hijos.
(DOCUMENTO CENTRAL. PRONUNCIAMIENTOS Y DEMANDAS DE LA 4ª MARCHA LÉSBICA MÉXICO 2009.
Para ver completo el documento: http://marchalesbica.com/documento.html )





El contingente salió pasadas las 3 de la tarde. La marcha fue planteada sin la asistencia de carros alegóricos, partidos políticos u hombres a quienes insistentemente se les pidió respetar y aglutinarse al final si su intención era acompañar a las mujeres lesbianas en la marcha.
A veces una simplemente vive en el mundo de mujeres, yo como lesbiana, así, desde que inició el viaje de Guadalajara a D. F. no viví sino en el mundo de mujeres, de mujeres que aman a otras mujeres. Ese es mi mundo y así lo entendí y lo viví sin darme cuenta hasta que tuve que detenerme un poco para pensar en lo que había significado esta experiencia de la marcha lésbica.
Mujeres, mujeres, mujeres lindas, una no puede dejar de mirar la belleza de las mujeres, descubrir lesbianas lindas, descubrir lesbianas y lesbianas, eso fue en resumen la marcha: un descubrimiento de la esencia lesbiana.
Mujeres altas, delgadas, gorditas, bajitas, morenas, con cara bonita, vestidas casual, ninguna en vestido, muchas con pelo corto, muchas con pelo largo, muchas mujeres. Algunas que se confunden en su naturaleza masculina pero que develan una feminidad no forzada, acaso una feminidad más pura y auténtica, esa que no les permite trocarse simplemente en hombres.
Parejas de mujeres, besos entre mujeres constantes y en cada lugar, abrazos, mujeres caminando de la mano. En las banquetas personas mirando, tratando de interpretar de qué se trataba ahora esta marcha. Habían de ver alguna bandera del arcoíris de la diversidad, que no terminó de faltar, o alguna pancarta: “besé a una chica y me gustó”, “lesbianas, lesbianas, ¡estamos en todas partes! En la iglesias, en las escuelas, en las calles, EN LA MARCHA”, “Arriba y encima las lesbianas feministas”, “Por un cambio profundo en las relaciones con el mundo NUNCA MÁS UN MUNDO SIN NOSOTRAS”. Entonces comenzaban a entender que se trataba de lesbianas… y miraban y en ratos reían ante el coro “¡Pucha con pucha, lesbianas a la lucha!”, “¡no somos una, no somos cien, prensa vendida, cuéntanos bien!” “¡Felipe, escucha, tu esposa está con lucha!”, “¡si Sor Juana viviera con nosotros estuviera, si Safo viviera, de gusto se viniera!”

—Oye, sí son muchas—comentaba un hombre a otro en un cruce de calles frente al río de mujeres.
—Así es señor y las que faltan, las que no se atreven a salir, las que no pudieron venir—le contesta una mujer dentro del contingente.
— ¿Cómo cuántas son? — Le pregunta a la mujer.
— Cuéntele usted señor—Le responde contenta mientras seguía avanzando.
Me quedé un rato parada mirando el número de mujeres que no terminaba de pasar. Realmente fue algo emocionante mirar y mirar el río de mujeres que no llegaba a su final.
Arribamos a la explanada del monumento a la revolución casi siendo las 5 de la tarde. En el mitin volvió a escucharse el pronunciamiento de las organizaciones asistentes a la marcha. Cinco mil lesbianas según COMALa asistieron en total a la marcha.

Cabe apuntar las palabras de Karla Grajeda, coordinadora del Colectivo Diversiless quien mencionó la situación particular de Jalisco como cuna del conservadurismo y ultraderecha del PAN, además que exigió el derecho de formar familias de elección y con ello el inmediato regreso de Rosaicela a su casa con su tutora legal, Alondra, a quien hasta el momento se la arrebataron. Además repudió los continuos golpes que nos da el gobierno a la comunidad LGBT en Jalisco.
Mujeres y Cultura Subterránea, lesbianas del barrio, como ellas mismas se definen, declararon en voz de una de sus integrantes: “que bueno que venimos ahora más, a pesar de que nos han boicoteado toda la bola de feministas lesbianas que son de closet y que no quieren venir, no importa, estamos las que queremos estar porque nos gusta ser lesbianas y lo demás nos vale madre ¡gracias por estar aquí!”.
El grupo de hip-hop cubano Las Krudas mostró su calidad en composición de música folklórica cubana y hip-hop. Por último Rocío Jaramillo cantó como lesbiana para lesbianas.
La fiesta que siguió en el Salón Arriba mi Sinaloa, esa me la reservo, sólo diré: baile, baile, más baile, mujeres, cuerpos, mujeres, flirteos, miradas furtivas, miradas atrevidas… muy rica noche.
Me gustaría poder haber captado y aprendido de memoria cada rostro femenino lesbiano… su identidad… imposible… las identidades son múltiples, los sabemos. Aún así, creo que lo más grande fue sentir ese aire de pertenencia, ser igual que las que estaban ahí sin necesidad de conocer cada dato básico, sólo un cruce de mirada, la marcha limpia, apareciendo simples, sin mayor glamour, sin mayor pretensión que ser. Sólo el amor emanado del abrazo eterno de unos instantes, de los besos en que se pierden por un momento “formando una revolución”, del beso de amor con ese toque de certeza de haber encontrado a la correcta… con ese beso de amor y la certeza de que no hay nada más correcto que amar a la correcta.




Laura Cruzher
Guadalajara, Jal., Méx.
30/marzo/09

6 comentarios:

Kathy dijo...

Hola mi querida laura, te saludo desde el D.F.;buscando información de la marcha a la que infortunadamente no pude ir, encontre tu blog (lindo lugar), ese día me encontraba con mi novia en un concierto de jazz al sur de la ciudad.Tu narración me hizo sentirme profundamente arrepentida, en primera, por ser de esas cobardes que aun permanecen en el closet, viviendo su amor por debajo de las mesas, y detrás de las puertas, y en segunda,obviamente por no haber estado ahí. Se bien,estoy conciente,de que para lograr una condición equitativa reflejada en la constitución, y en los codigos civiles,soñamos si pretendemos que sea por otro motivo que el que nos vean como banderas políticas, como una masa de votantes, para ello, esta marcha es una gran oportunidad anual,su desarrollo será el espejo de nuestra comunidad. Admiro mucho que lindas nenas como tu, viajen y hagan las batallas que tendrían que corresponder a todas nosotras, sin embargo, su bravía y sus palabras sérán para nosotras,las que permanecemos en la oscuridad, la inspiración para, sin mas resagos, acogerlas al final de la batalla, y seguir con la lucha,esta vez a plena luz,sin importarnos nada, hasta ganar en nombre de nuestra comunidad, los derechos que nos permitan una vida plena con las mujeres que amamos.

yolliztli ®uiz dijo...

Que chido Laura! me da gusto q' le des vida y continuidad a este espacio! me reanima jejeje

si quiero continuar haciendo cositas... solo necesito salir de unos trabajos densos y regresare jojojojo... mientras tanto estaria chido juntarnos para parlar de la lesbianidad y asi. Saludos y abrazos para ti!

Cruzher dijo...

Amiga Kathy muchas gracias por tu comentario y bien vale decir que creo firmemente que cada quien tiene derecho a luchar a su manera, desde su trinchera para lograr cambiar lo que no le gusta de la realidad. Siempre es momento de dar los pasos...
Saludos y abrazos desde Guadalajara hasta aquel monstruo viejo y fascinante que es tu ciudad =D

Y Yolliz, pues aquí a la orden, écheme un grito y parlamos de la lesbiandad.

Abrazos =D

Anónimo dijo...

sabes soy casada y conoci a una chica me gusta mucho y aparte ella me busca mucho de hecho ya me beso y me gusto pero me da miedo pero estoy confundida nunca habia pensado en la posibilidad de estar besando a una mujer

Anónimo dijo...

laura de hecho tengo 39 años y ella 25 es demaciado joven y yo mayor aparte tengo hijos y no se que pensarian mis familiares perono puedo evitar que me guste es algo nuevo para mi y complicado

Cruzher dijo...

Hola Anónima, es natural que te guste yo pienso ¿no? yo creo que no hay pex mientras sea sólo eso, probar cosas nuevas, así es la sexualidad,el erotismo o la sensualidad, amplia, flexible, universal jeje. Pero si esta chava ya está moviendo cosas, te estás enamorando o tal, pues ya te tocará tomar decisiones más pesadas, en tus circunstancias a veces es muy difícil...